VIVLIOVERDE

_UBICACIÓN: Madrid, España

_AÑO: 2018

_PROYECTO: Concurso de proyectos

_SUPERFICIE: 2084 m²

_EQUIPO: Eva Hurtado Torán

                 Carlos Arias Garnelo

                 Carmen Sánchez Pérez

La nueva Biblioteca es una nave amigable cuyo volumen unitario se identifica en el barrio. Su cubierta escalonada es un jardín que se hace accesible descendiendo hasta la plaza de entrada a la Biblioteca. Su interior es un espacio continuo capaz de adaptarse a las necesidades del programa vecinal.

Crea en sus dos entradas sendas plazuelas de transición e interactuación con el barrio, espacios de encuentro y saludo para la confianza vecinal. Las plazas se conjugan con los espacios y calles existentes para crear un amplio salón verde de paseo, estancia y comunicación.

Ofrece una propuesta arquitectónica representativa e identificable unificada en un volumen reconocible cuya cubierta escalonada desciende hasta la acera para dialogar con el barrio invitando al disfrute de naturaleza y lectura. Ofrece una fachada ordenada, rítmica pero variada, que crea una imagen reconocible dentro del barrio, con escala y figuración no residenciales.

Implanta un programa innovador que propone la unión de dos sistemas de uso complementarios en la edificación y su entorno, Biblioteca y Jardín cultivado, ambos con un sentido de uso dinámico y comunicativo, con una impronta espacial también diversa de la residencial. Suelos inclinados o escalonados, alturas variables, luces y sombras, todo contribuye al carácter singular de la biblioteca que reclama el barrio.

Levanta un graderío amigable para el barrio que le habla al habitante humano y al no humano, a la biodiversidad y a la conservación de la biosfera: vegetación cultivable, aprovechamiento del sol y el aire, diversidad de escalas de habitación.

El espacio cultural revisado resulta fluido, sin predeterminaciones constructivas, listo para habitar y organizar; facilita la autogobernanza y pide corresponsabilidad en el proceso de funcionalización. Las asociaciones y los grupos podrán emplear los espacios propios de la biblioteca para sus actividades, con sencillos movimientos de muebles o elementos corredizos que independicen zonas abiertas y cerradas.

El espacio circular es un arquetipo. El Panteón de Roma o la Bowl Chair de Lina Bo Bardi son espacios donde lo circular configura lugares espontáneos y simbólicos; domésticos y monumentales. La Biblioteca de Villaverde cuenta con este referente para singularizar el espacio del común. La estrategia espacial se basa en la caracterización de espacios circulares concatenados dentro de la nave continua de cubierta escalonada.

La edificación se adapta a la topografía natural de la parcela con pendiente del 5% descendiente longitudinalmente hacia el Noreste que se mantiene en los espacios intersticiales del interior. Dos vaciados del volumen dan entrada desde la calle Manuel Solas, y otros dos crean patios hacia el jardín longitudinal entre la calle Calcio y la calle Aunón. Se hace explícita la permeabilidad de la nave hacia el barrio en que está varada.

Las rampas interiores helicoidales definen espacios y movimientos circulares y ascendentes, definiendo otro arquetipo, el de la torre de babel, signo idóneo de una biblioteca. El movimiento interior se convierte en un paseo arquitectónico pleno de variaciones y alternativas en relación con los usos y los usuarios diversos.

En el nivel principal las pendientes se ajustan a la de la rasante como estrategia de identificación espacial en el barrio. Los distintos niveles de los espacios circulares se remiten a esa pendiente y conforman una perspectiva interior variada en alturas, anchuras y límites espaciales, en luminosidad y en temperatura.